Advertensia


Lista email forma de inscripción


 

Recibirás un email con un vínculo para cada nueva entrada (también para entradas viejas que son actualizadas o cambiadas).


Jul 312019
 

El Pecado de los Transgéneros y Transexualidad

Por David Cox
© 2019

Escuela Dominical Jóvenes  Serie 3, Número 14
www.maestro-de-escuela-dominical.com

En esta clase examinamos el fenonemo de gente cambiando su género o sexo al sexo opuesto. Esto no es bíblico.

Deut. 22:5 No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.

La Biblia nos da nuestra orientación en la vida, y simplemente, somos criaturas hechas por Dios, entonces Dios nos manda a las cosas de esta, cómo debemos vivir y portarnos. La opción de cambiarse al sexo opuesto que Dios te dio en nacer es simplemente un extremo de rebelión en contra de Dios. Hasta pocos años, no era posible de actualmente cambiarse el sexo de uno, pero hoy en día, parece que la maldad conoce ni límites ni fronteras. Entonces, examinamos el ser transgénero o transexual.

Dios nos instala en nuestras posiciones y situaciones en la vida. Si vamos a Génesis 1-2, Dios hizo el hombre, y luego hizo la mujer como solución a la soledad del hombre. Gen 2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Dios puso Eva bajo la autoridad y en sumisión a su hombre. Tal vez no nos gusta esto, tal vez pensamos que no es justo lo que hizo Dios. A la verdad, Dios pudiera haber matado los dos y empezado en el barro de nuevo, pero dejó que sus hechos causa su propio castigo, y los propósitos de Dios no van a ser deshecho tan fácilmente.

1Tim 2:9 Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, 10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad. 11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. 12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, después Eva; 14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. 15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

Observaciones: (1) A las mujeres se corresponde a gente con mucho pudor (cara abajo) y modestia (no revelando sus partes sexuales). (2) Lo que debe marca a una mujer (santa, piadosa y una que profesa ser una santa cristiana) es en buenas obras, no coqueteando Prov 5:3 Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite;  Prov 7:10 Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, Con atavío de ramera y astuta de corazón. 11  Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; tratando de levantar deseos sexuales en los hombres. (3) Eva es quien que fue engañado y pecó primero, entonces ella de nuevo es puesta bajo la sumisión de su hombre (padre hasta que se casa). (4) La “redención” de la mujer por haber sido decepcionado por Satanás y por salirse de su lugar en la vida (no haciendo decisiones mayores como esto) es cuando la mujer reconoce su lugar al lado de un hombre y lo acepta y lo hace bien. (Aunque unos quejan fuertemente que sumisión para la mujer no es justo, el hombre tiene sus responsabilidades también en sostener y guiar su esposa e hijos a Dios ni modo si quiere o es talentoso y capaz o no.)

Entra aquí la rebelión de los seres humanos por su corazón negro con pecado. No quieren obedecer lo que Dios les manda, y cambian las cosas al opuesto. No les gusta las consecuencias del pecado, entonces atacan a Dios y sus propósitos para hacer el opuesto. Si Dios decidió que una mujer es mujer,  se cambia a sí mismo a ser hombre en rebelión a Dios. A un hombre igual a ser una mujer.

1Cor 6:9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, Dios declara muy claramente que hombres que toman la rebelión a portarse y parecerse como mujeres ¡NUNCA VAN A ENTRAR EN EL CIELO! Es una abominación para Dios. Entendemos esto de ser, mientras que no se arrepienten de este pecado grave y lo deja en hechos y en pensamientos, no son salvos y no se van al cielo. Si se arrepienten y dejan esto, reciban a Jesús como su Salvador, se puede ser salvo entonces. Pero no te engañas, porque nadie va a entrar en el cielo todavía llevando pecados graves consigo, pecados que Dios ve que son abominaciones en su vista. Con el arrepentimiento por los pecados, uno puede ser salvo y entrar en el cielo. Siempre es difícil de dejarlos, pero con la actitud de contrición y arrepentimiento, con remordimiento sincero y actual donde uno entrega sus pecados, se puede ser salvo. La persona cambia sus hábitos y pensamientos del pecado a pureza y piedad.

El hombre debe portarse y parecer como un hombre. Esto es masculino, alguien que es activo y demuestra iniciativa para sostener a su familia. El hombre debe gobernar su hogar (1Tim 3:4), y demostrarse “varonil” (fuerte, noble, proveedor, sostenedor). La mujer debe portarse y parecer como una mujer. Su conducta y decoro son femeninos y en todo lo que esto envuelve. Compasión, cuidado, servicio, sujeción, y amor son identificados para ella.

1Co 16:13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. 14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.

Es una cosa noble y de bendición en los ojos y estima de Dios que un hombre o muchacho que se porta “como hombre,” o varonilmente. Mientras los gayes andan en sus desfiles de “gay pride” (orgullo de ser homosexuales), ellos están manifestando pura arrogancia sobre su rebelión en contra de Dios. La Biblia presenta la aprobación de Dios sobre los que actúan como Dios los hizo.

Hay diferencias entre el hombre y la mujer, y Dios lo hizo así. En lugar de ver al otro lado, y codiciar ser como ellos, debemos tomar satisfacción en ser lo que somos, lo que Dios nos hizo de ser. Las mujeres pueden tener hijos, y los varones no se pueden. En una forma, esto puede ser visto como una desventaja o debilidad. Sí, a lo mejor es. Pero la mujer, la mamá, es la persona con que todos tenemos primero trato, y es la persona que más queremos en la vida. Los hombres vienen segundo si aun esto con los bebés.

Entonces debemos buscar entrar en la forma de las cosas como Dios nos ha dado, y como Dios nos ha mandado, y no movernos “en contra de lo que Dios ha establecido.”

Pero traté con gente de sexo opuesto, y no me gustó.” Hoy en día el narcisismo ha crecido a horrible medidas. La gente quieren enfocarse en ellos mismos, y nunca piensan en los demás. Debemos reconocer que esto es la lucha espiritual que Dios quiere que entremos y peleemos por Dios. En esta lucha espiritual, muchas personas que no les importa Dios a ellos, dan muy mala experiencias a los demás. Maltratan sus novios o novias, y hay muy fuerte el movimiento de “dar la vuelta”, y si eres hombre, buscas otros hombres que te entienden, y si eres mujer, igualmente buscas a otras mujeres que te entienden.

Primero, no te engañas. Aunque puedes tener amigos de tu mismo sexo, no va a irte mejor para una pareja por la vida. El problema no es su sexo, sino que son personas narcisistas, que se enfocan en sí mismo y hacen daño a otros. Todos son iguales. Pero cuando Dios entra en el corazón de una persona a transformarle a ser en la imagen de Cristo, es un placer de vivir con esta persona. Segundo, Dios ha hecho el sexo normal como un premio o bono para las parejas. Con una pareja del mismo sexo, hay solamente perversión. Si tratas de tener operaciones para cambiar tu género, igualmente vas jugando con lo que Dios no puso afuera de tocar.

Hay psicólogos que se tratan con los trangéneros y los que quieren ser transgéneros, y dicen que tienen mucha confusión sobre su género. Sí, podemos ver que Dios le hizo en un género o sexo, y de cambiarte del sexo es porque uno es confundido y emocionalmente inestable. Pero cuando vas teniendo operaciones, vas a permanente cambiar tu cuerpo, y si te arrepentimos luego, problemas todavía mayor.

Entonces, no hay mejor solución que buscar a Dios y quedarte contento en lo que Dios hay decidido para tu vida. Trata de mejorar esto, pero no obra en rebelión en contra de Dios.

Uno debe buscar a lo mejor cristiano que se puede (y siempre del sexo opuesto a lo que Dios te dio en el nacimiento). El secreto no es de buscar a alguien de tu mismo género, sino que es un buen cristiano o buena cristiana. Allí es el secreto de ser feliz y contento. Pero con los fracasos, Satanás quiere empeorar tu situación por amargarte con los del sexo opuesto. Siempre recuerdas, no es mejor si cruzas la cerca a querer romance con gente de tu mismo sexo. ¡No son diferentes! Te pueden tratar igualmente malo. Es solamente cuando encuentras alguien que obedece a Dios que vas a ser feliz. Esto tiene que empezar con quedarse en el sexo o género que Dios le dio en nacer, y en aceptar solamente pareja del sexo opuesto.

Afeminismo en la Historia

. 1Co 16:13 Velad, estad firmes en la fe;
portaos varonilmente, y esforzaos.
(Núm 24:18)

Un versículo tan fácil, “hombres, portaos como hombres.” Presume que hay una forma aceptada delante de Dios en que los hombres deben portarse. También hay una forma en que las mujeres deben portarse. En esta hoja, vamos a examinar el asunto en el contexto de la historia griega, según lo que los griegos pensaron porque esto es más que nada el contexto de mucho de qué significa “afeminados” en 1Cor 6:9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones.

En la sociedad griega, los hombres afeminados (malakia en griego) eran hombres que eran suaves en su conducta, quienes se marcaban por no tuvieron una fuerza de voluntad ni de cuerpo, quienes fueron cobardes a veces (no enfrentando a otros fácilmente), quienes no pudieron sufrir los rigores de la guerra ni del trabajo duro. (Aquí la idea de suave no es deseable. No es alguien no rudo, no cruel, pero alguien que se disgusta grandemente el trabajo o lo difícil, o lo que necesitas coraje para hacer.) Los hombres trabajan en lo duro y fuerte (difícil) y las mujeres en cosas que requieren menos fuerza física. Literalmente la palabra malakia significa “suave”, hablando de su preferencia a cosas de mujeres como suave ropa, suave piel, etc.

Platón (427.347 a.C.) dijo que de escuchar demasiada música hizo a un guerrero “afeminado (malakoteroi), o sea, suave, débil, y demasiado sensitivo. Aristóteles (384-322 a.C.) usó el término en relación a una falta de control de uno mismo o falta de fuerza (como lo opuesto de un buen soldado o trabajador), o como alguien que le gusta demasiado los placeres, y rechaza las cosas duras y de dolor por su necesidad de esfuerzo. (Éticas Nicomacheanas 7.4.4). Dionisias de Halicarnasus (60-70 a.C.) en “Antigüedades Romanas” explicó que Aristodemus Malacus (504 a.C.) tuvo miedo de una colonia griega vecina que se llamaba Cumae, entonces trató de hacer a sus hombres afeminados para que ellos no fueran buenos para la guerra. En la sociedad general griega, separaron a los jóvenes de la influencia de sus madres y otras mujeres poniéndoles bajo influencia y dirección de otros hombres adultos quienes les enseñaban deportes, la ética, el pelear, etcétera. Entonces Aristodemus Malacus debilitó el poder de los hombres de Cumae por parar la influencia de varones sobre los jóvenes, poniendo a los jóvenes bajo mujeres quienes hicieron a estos jóvenes afeminados. La idea era de quitarles cualquier espíritu noble o varonil de ellos, matarles la iniciativa y voluntad de ellos.

Aristodemus Malacus también prohibió el uso o enseñanza de armas a estos jóvenes, poniendo en su lugar trabajos y gustos de las mujeres como sus pasatiempos. Ordenó que los jóvenes usaran el pelo largo como las mujeres, y que se arreglaran el pelo como una mujer (arriba cerca de la cabeza con tela, cuerditas, u otras cosas). La idea era de enfocar en su apariencia y en el arregló de sí mismo. Mandó a los jóvenes usar batas como las de las mujeres, suaves, delgadas, y femeninas, y que no se esforzaran como hombres, sino que reposaban como mujeres. Les enseñó danza, música, y usaban parasoles y abanicos como las mujeres. Mandó el uso excesivo de espejos, perfumes especialmente en los baños, y peines para arreglar su pelo.

Todo esto nos está hablando de hacer a estos jóvenes homosexuales, que es de cambiarles su orientación sexual, que los hombres sean, piensan, y actúen como mujeres. La idea es de quitarles el valor, nobleza, y fuerza normalmente asociada con el sexo masculino. La Biblia también vincula al sexo masculino con el valor, la fuerza, y el esforzarse. 1Co 16:13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. (Núm 24:18)

O sea, hombres deben distinguirse por ser fuerte, trabajador, y porque aguante lo duro y difícil. Las mujeres también son aguantadoras, pero ellas deben distinguirse por ser femenil. Vestidos y hacerse bonita son cosas que ellas hacen para que sean mujer. Cuando un hombre sale a trabajar en el campo, en el taller, o en la fábrica, se distingue que tiene que no vestirse bonito sino austero y con cuidado que no tiene nada de ropa que se puede atorarse en maquinas, o sea, con pantalón. Las mujeres usan vestidos y faldas porque son mujeres que quieren ser distinguidas como mujer.

 

Edj03-14-El Pecado de los Transgénros
Edj03-14-El Pecado de los Transgénros
edj03-14-El-Pecado-de-los-Transgenros.pdf
411.4 KiB
28 Downloads
Details

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)


Lista email forma de inscripción


 

Recibirás un email con un vínculo para cada nueva entrada (también para entradas viejas que son actualizadas o cambiadas).


Visítanos para escuchar estos sermones y leer estos artículos:

Vinculos a los sermones en audio

1. "Cómo enseñar religión parte 1" 2. "Cómo enseñar religión parte 2" 3. La Personalidad de Dios 4. Aprendiendo Moralmente