Niños que no respetan

Niños que no respetan a otros, especialmente adultos y cómo tratarles con la Palabra de Dios, salvación y enseñarles la Biblia.

Niños que no respetan a otros, especialmente adultos y cómo tratarles con la Palabra de Dios, salvación y enseñarles la Biblia.

Niños que no respetan a otros, especialmente adultos y cómo tratarles con la Palabra de Dios, salvación y enseñarles la Biblia.

Los niños son reflejos de las personas que les afectan más, que más imponen su carácter. Normalmente, estas personas que les afectan son sus padres. A veces un hermano o hermana mayor, los abuelos, un tío o tía, o un amigo de la familia. Pero cada niño es un reflejo moral del carácter de estas personas a las cuales el niño emula en su vida.

Proverbios 17:25 El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura a la que lo dio a luz.

Nota en este versículo que presume que una persona adulta sabe como ser civil y tratar con cortesía hacia otros adultos. Pero un niño, echado a perder, no tiene este talento de simplemente “ser civil”. No entiende como llevarse formalmente con otros. Aunque los padres aguantan a todo con el niño, que cuando están en la presencia de otros, es una grande vergüenza a los padres cuando el niño actúa así.

Entonces queremos examinar dos puntos:

1) ¿por qué el niño es así?

2) ¿Qué haremos con estos niños para remediar el asunto (el asunto es un problema)?

En todo esto, el niño necesita un remedio.

Contents

Roqueros y Vagabundos Ricos son Sus Ejemplos de Vida

Es una tristeza de ver en nuestras vidas que “los héroes” de nuestros niños más que sus padres son roqueros, estrellas de Hollywood o cantantes, o jugadores de deportes. Todos estos héroes que los jóvenes tratan de imitar son malos en su carácter moral igualmente en su conducta. Nos preguntamos, “¿Por qué los niños y jóvenes de hoy están saliendo tan lejos (moralmente) de sus padres?” La respuesta simple es porque estos son a quienes que los jóvenes respetan, y ellos no respetan a sus padres. (Puedo preguntar aquí, “¿los padres le hacen maldad a sus hijos? ¿No les dan comida, ropa?”) En muchos casos ni hablan bien con sus padres, y es común en nuestro día de encontrar a jóvenes que no se puede comunicar con un adulto bien. Tienen sus propios modismos de idioma, su actitud de rebelión en contra de adultos y todos en autoridad, y ni por un momento dejan esto para hablar bien con un adulto. Estoy pensando con la policía, bomberos, médicos, etc. Es una desgracia esto.

Salmos 73:3 Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos.

El asunto es que estas personas, estos héroes, son personas con un perfil específico.

  1. Tienen mucho dinero, y hacen presumir de sus riquezas.
  2. Tienen vidas de excesos de lujos y vicios. De nuevo, ellos tratan que los demás tienen envidia de ellos mismos.
  3. Usan instrumentos de jactarse socialmente, como redes sociales, diferentes puntos en que tienen “millones de fanes” siguiendo todos los hechos y dichos de sus vidas. Se proyectan como son famosos.
  4. Son personas que esconden el lado difícil de sus vidas. Siempre presentan en la noche, en fiesta, tomando mucho alcohol, mucho vicio, como droga, mucho sexo ilícito. Pero nunca presentan cuando están en un hospital de culpa de estos excesos. Normalmente, no oyen nada de sus enfermedades hasta que cancelan un evento porque tienen graves problemas de médicas porque sus vidas no son sanas.
  5. Hay advertencia entre los jóvenes de “qué bien” es este estilo de vida. Las consecuencias de este estilo de vida nunca o casi nunca llegan a ser conocidas por los jóvenes. Moralmente, estos héroes no tienen nada de moralidad, o si la tienen, es porque dicen que son cristianos, pero son a la vez gay.

Salmos 49:16 No temas (no te impresionas) cuando se enriquece «alguno,» Cuando aumenta la gloria de su casa;

Salmos 37:1 No te impacientes a causa de los malignos, Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Salmos 37:7 Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades.

O sea, Dios directamente nos avisa de no ser impresionados con el rico ni con el maligno. Su juicio vendrá un día, y cuando ellos reciben lo que Dios van a hacer a ellos, nadie va a querer ser en su lugar. Pero ahora en el momento de “su gloria”, ellos quieren que todo el mundo tiene envidia de ellos.

Ester 5:11 y les refirió Amán la gloria de sus riquezas, y la multitud de sus hijos, y todas las cosas con que el rey le había engrandecido, y con que le había honrado sobre los príncipes y siervos del rey.

En el último, Amán jactaba de su gloria, de sus riquezas y de sus hijos (podemos tomar esto figurativo, o sea, toda la multitud de gente que van a seguirle tomando ventajas de sus riquezas y generosidad. Ellos ponen la fiesta, y estos, “sus hijos” figurativos, disfrutan la fiesta). A fin de la historia, todo le fue mal para Amán.

Proverbios 24:1 No tengas envidia de los hombres malos, Ni desees estar con ellos;

El consuelo de Dios es directamente en contra de estos ídolos del nuevo mundo moderno. Dios manda directamente de no tener envidia de ellos, ni buscas de estar con ellos en esta “multitud” de sus hijos (espirituales). Me recuerda del hombre rico en Lucas 16. Aunque él vivía un banquete todos los días, y llegó a querer con mucha ganas a advertir a “su familia” de cambiarse para que no lleguen en el lugar donde él estaba.  Puede ser que él era un buen padre y amaba a sus hijos. Pero el perfil de él no es que él era una persona noble. No, el asunto es que con cada uno en “su multitud de hijos espirituales“, cuando ellos mueren, el castigo del rico aumenta en el infierno. Él no quiso que ellos llegaran allí por seguir su ejemplo, el estilo de vida que él mostró. Esto más bien checa con su carácter moral, y no que era noble.

Proverbios 24:19 No te entremetas con los malignos, Ni tengas envidia de los impíos;

Entonces, Dios advirtió a todos de no tener envidia de gente mal, ni meternos en asuntos de la maldad. De poner este estilo de vida como en la vida es de garantizarte una maldad vida. (Ve Proverbios 23-24; Salmo 37)

El Problema de los Padres

El problema actualmente de los padres es que no saben cómo arrestar a esto en sus hijos, o saben, pero no tienen pantalones para hacerlo. O sea, mandamos a nuestros hijos a la escuela con un ambiente, maestros, y docenas y docenas de otros jóvenes que van a inculcar estos pensamientos en ellos por 7-8 horas cada día, y luego checar a ver “si hicieron su tarea”, “escuchaste al canto de tal, es padrísimo.” Las tareas de la escuela y sus maestros no quieren hacer, pero “la tarea” de cualquier asunto de la moda, esto todos quieren que un joven hace.

Pero vamos más allá que esto. Los padres mismos no son fuertes para Dios y la justicia. Ellos nada más quieren el bien, pero no quieren aceptar que ellos tienen que seguir con mucho esmero para recibirlo. Quieren el bien sin pagar ningún precio. Allí es el problema.

Todos vamos a darse cuenta a Dios un Día

La primera cosa es de fijar que lo espiritual es mucho más importante de cualquier otro aspecto de nuestras vidas. Ni de sus padres van a aprender esto ni de sus amigos. Sus héroes son totalmente chiflados en el aspecto espiritual, excepto a las cosas del diablo y la maldad, y en esto son expertos.

Pero tenemos que hacer la pregunta, “¿Qué cosa espiritual van a aprender de sus padres si ni les interesan a llevarles a una buena iglesia?” Ni los padres van ellos mismos. Si van, los padres no pueden dejar de quejar de una cosa u otra toda la semana. El sermón tardó, siempre toman ofrendas, se molestó alguien, pero el padre se durmió, etc.

Romanos 14:12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

Mateo 12:36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

O sea, en resumen, los jóvenes tienen que ser llevados a ser adultos. Muchos adultos no son adultos realmente porque viven como un niño en una dulcería con mil dólares de efectivo. Es disfrutarse al extremo sin pensar el daño todo esto va a causarles.

Niños que no respetan


Pent11 ¿Dios me Quiere enfermo?
Analizamos la enfermedad como una bendición para prepararnos para la eventualidad de la muerte. ¡Prepárate! Temas: Dios es Dios | 1. Nos Enfermamos por el juicio de Dios | 2. Nos Enfermamos para Probar la Integridad | 3. Nos Enfermamos para la Gloria de Dios | Dios Merece Respeto por Su Control en nuestras Vidas.
Desde el Folleto: Hay una falsa doctrina que es muy común en nuestros días que dice que toda enfermedad es un pecado, y es falta de fe de tu parte, o que no es necesaria ni es la voluntad de Dios nunca. Dicen que los que sufren, sufren porque no tienen fe, y no ordenan a Dios de sanarles. 3 Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.
Toda sanidad es solamente más tiempo en la tierra antes que morimos, y siempre todos van a morir físicamente.
Isaías 38:5
Ve y di a Ezequías: Jehová Dios de David, tu padre dice así: He oído tu oración, y visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años.
Jeremías 10:18 esta vez arrojaré con honda los moradores de la tierra, y los afligiré, para que lo sientan. 19 ¡Ay de mí, por mi quebrantamiento!, mi llaga es muy dolorosa. Pero dije: Ciertamente, enfermedad mía es esta, y debo sufrirla.
Lee el folleto: Pent11 ¿Dios me Quiere enfermo? versión 1.2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *