Guía Bíblica para adolescentes cristianos

Guía Bíblica para adolescentes cristianos Tripp

Guía Bíblica para adolescentes cristianos por Tripp es un breve artículo sobre como dar clases a adolescentes cristianos.

Una Guía Bíblica para educar a los adultos y Adolescentes Cristianos

adolescentes cristianos / Guía Bíblica para adolescentes cristianos
Por Paul Tripp (leer en línea)

jovenes cristianos alegres Este libro es una guía para ayudar a los padres de adolescentes cristianos en educarlos en los caminos de Dios. Los capítulos siguen abajo. Hay doce capítulos para tratar temas importantes para los jóvenes y sus padres. Se ve como el joven enfrenta a su mundo, y tiene ayudas para los padres de guiar a sus adolescentes cristianos en lo mismo de encontrar la voluntad de Dios, y para que sean buenos adolescentes cristianos.

Tabla de contenido

1. ¿Edad de Oportunidad o tiempo de Supervivencia?
2. ¿Los ídolos de quien están estorbando?
3. ¿Qué es una Familia? una definición.
4. ¿Qué es una Familia? Una descripción de trabajo
5. Padres, les Presento a su Adolescente
6. Metas, Gloria y Gracia
7. Hay una Guerra allí afuera
8. Convicciones y Sabiduría
9. La Vida en el Mundo Real
10. Un Corazón para Dios
11. Saliendo del Hogar
12. Tres Estrategias para Educar a los adolescentes

Desde el libro

Momentos pequeños, Alto Llamamiento Escogí escribir sobre este momento porque fue uno de momentos notables que no sólo pasan a diario, sino muchas veces en un día. Cada uno de estos momentos está cargado de oportunidades. Hay muchos, muchos más de estos momentos que los momentos dramáticos de la adolescencia – tales como el embarazo, drogas y violencia – que reciben tanta atención. Ninguno de nosotros vive constantemente en los grandes momentos de decisiones significativas; no muchas de éstas en la vida. ¡No! Nosotros vivimos en el mundo de lo increíblemente cotidiano. Es aquí que necesitamos ver a nuestros adolescentes con ojos de oportunidad en vez de que con ojos de pavor y temor. La discusión por la última pieza de pan, el lloriqueo por no tener nada que ponerse media hora antes de ir a la escuela, el reporte de calificaciones arrugado en el bolsillo del pantalón rumbo hacia la lavadora, la boca torcida al recibir un “no” por parte de los padres, el tercer raspón del carro en un mes, las palabras constantes de descontento, el argumento “todos lo hacen”, y el “soy el único a quien sus padres le hacen . . .” Todo esto debe ser visto como algo más que dificultades que estorban el camino de una vida agradable. Estos son los momentos que Dios da para los padres. Tú eres el agente de Dios que está de guardia. Se te ha dado un llamado increíblemente alto. Eres el instrumento de Dios de ayuda y preparación mientras este hijo da sus pasos finales fuer del hogar para entrar al mundo de Dios. Estos momentos hacen que tu vida valga la pena. Es aquí donde haces una contribución que infinitamente más valiosa que cualquier logro profesional o financiero. (desde el libro)

Más desde el Libro Guía Bíblica para adolescentes cristianos

Capítulo 1 ¿Edad de Oportunidad o tiempo de supervivencia?

Está por todos lados a nuestro alrededor – en las comedias de televisión, en las revistas del mostrador del supermercado, en los anaqueles de la librería local, en los programas televisivos y radiales de entrevistas, y por supuesto, aun en un número de libros cristianos sobre la familia.

Los padres están temeroso por sus adolescentes. Aun al estar disfrutando los primeros años de la infancia, miran son sus hombros con pavor, esperando lo peor, sabiendo que en unos cuantos años este pequeño precioso se convertirá en un monstruo de la noche a la mañana. Han escuchado suficientes historias de padres que han atravesado el valle oscuro de los años de la adolescencia, como para saber los peligros que les aguardan más adelante. Les dicen que esperen lo peor y que estén agradecidos si salen del valle sanos, con sus adolescentes vivos y sus familias intactas.

Recientemente encontré en una conferencia de matrimonios esta perspectiva de los años de la adolescencia. Había sido un gran fin de semana en todos los sentidos. La enseñanza había sido atractiva, persuasiva y edificante. La comida y las instalaciones habían sido espléndidas, y la conferencia se había desarrollado en un local junto al mar. Casi al final del fin de semana, estaba mirando el sol brillando sobre las aguas de la bahía cuando noté a una pareja que estaba sentada cerca. Se veían muy descontentos.

Sentí curiosidad, así que les pregunté si habían disfrutado el fin de semana. Todo ha estado fabuloso, me respondieron. Comenté que no se veían muy felices. La mujer respondió, “tenemos dos adolescentes y tenemos pavor de regresar a casa. ¡Desearíamos que este fin de semana durara para siempre!” El esposo agregó, “Tienes que tener la expectativa de que tu adolescente será rebelde; todos nosotros lo fuimos”. “Simplemente tienes que luchar con eso”. Ella lamentó “Además, ¡no puedes argüir con las hormonas!”

Me fui con la impresión de que hay algo fundamentalmente equivocado con la manera en la que pensamos acerca de esta época de la vida de nuestros hijos. Algo está mal inherentemente con la epidemia cultural de temor y cinismo con respecto a nuestros adolescentes. Algo está mal cuando la meta más alta de los padres es la supervivencia. Necesitamos considerar esto de nuevo: ¿Es ésta una perspectiva bíblica de este período de la vida de nuestros hijos? ¿Nos conduce esta perspectiva hacia estrategias bíblicas de educación y a una esperanza bíblica?

Necesitamos examinar qué está mal con el cinismo con respecto a los adolescentes que es endémico en nuestra cultura.

Una Perspectiva Biológica de la Adolescencia

A menudo nos referimos a nuestros adolescentes como si fueran nada más que una colección de hormonas furiosas y rebeldes encerradas en una piel en desarrollo. Consideramos que nuestra meta es soportar estas hormonas para que podamos sobrevivir hasta que el adolescente haya cumplido los veinte años. Recientemente, un padre con regocijo me dijo que su hijo había cumplido veinte años, como si hubiera atravesado algún portal mágico del peligro a la seguridad. Me dijo “¡Lo logramos!”

La mentalidad de supervivencia expone la pobreza de esta perspectiva de la adolescencia. Muchos padres que me platican de sus adolescentes, hablan sin esperanza; los consideran como víctimas de hormonas que los llevan a hacer cosas descabelladas. Aunque nunca lo dirían, la teología operativa que se esconde detrás de esta perspectiva es que las verdades de la Escritura, el poder del Evangelio, la comunicación bíblica y una relación piadosa no pueden competir contra los años de la adolescencia.

Sí, creemos que la Palabra de Dios es poderosa y efectiva – ¡excepto cuando una pobre alma está tratando de aplicarla a un hijo entre los trece y diecinueve años! Inclusive ahora tenemos una categoría para los muchachos llamada “pre-adolescentes”. Estos son los años cuando las características monstruosas de la adolescencia comienzan a desarrollarse y erigen sus cabezas horribles.

¿Nos sentimos cómodos con la perspectiva de la adolescencia que dice que debido a los cambios biológicos significativos que están ocurriendo en su interior, son esencialmente inalcanzables? ¿Nos sentimos cómodos con una perspectiva hormonal de los adolescentes que los reduce a ser víctimas de las fuerzas biológicas, liberándolos de la responsabilidad de sus propias elecciones y acciones?

¿Realmente deseamos una perspectiva de los adolescentes que nos haga creer que las verdades que dan vida y esperanza a cualquiera que las cree, no pueden alcanzar a un adolescente? No podemos persistir en una fe robusta en el poder del Evangelio si continuamos aceptando el cinismo de nuestra cultura con respecto a los años de la adolescencia.

¿Sacrificio y Sufrimiento particulares?

En 2 Timoteo 2:22, Pablo exhorta a Timoteo a huir de las “pasiones [deseos] de la juventud”. Esta frase interesante nos llama a tener balance en la manera en que pensamos acerca de los adolescentes y la manera en la que definimos esta etapa de la vida. Por un lado, la Biblia nos desafía a no ser ingenuos acerca de este período de la vida. Existen deseos que de manera sin igual plagan a los jóvenes, tentaciones que son particularmente poderosas. Esto debe enfrentarse. La Escritura nos encargar que seamos estratégicos, que nos hagamos la pregunta, “¿Cuáles son los deseos malos que aprietan a una persona durante esta fase de la vida?”

Al mismo tiempo usa el adjetivo “juveniles”, porque cada fase de la vida tiene su propio conjunto de tentaciones. Las tentaciones del niño, del joven y del viejo no son idénticas. Las tentaciones de los adolescentes no son de manera particular salvajes y severas. Toda persona en cada época de su vida, si busca agradar a Dios, debe estar vigilante, orar y estar firme, para que caer en la tentación. El adolescente es llamado a guardarse de las tentaciones que son peculiares de la juventud, en tanto que las personas más grandes son llamadas a guardarse de las tentaciones peculiares de esa edad. Cada persona, cualquiera que sea su edad, debe aceptar cada etapa de la batalla como un cristiano viviendo en un mundo caído.

¿Batalla biológica o batalla del corazón?

El pasaje de 2 Timoteo también es útil por la manera en la que localiza y define la batalla de la juventud. Existe una batalla rugiente en las vidas de los jóvenes, pero no es la batalla biológica. Es una batalla intensamente espiritual, una batalla para conquistar el corazón. Esto es precisamente de lo Pablo quiere que seamos conscientes al exhortar a Timoteo a no permitir que su corazón sea controlado por los malos deseos. Esta batalla no es peculiar de los adolescentes. Tiene cierta forma durante los años de adolescencia, pero es la batalla de todo pecador.

La tendencia de todo pecador, sin importar su edad, es capturada muy bien por Pablo en Romanos 1:25, es decir, la tendencia de intercambiar la adoración y servicio al Creador por la adoración y el servicio a las cosas creadas.

Sí, está presente en la vida del adolescente que abandona sus convicciones para lograr la aprobación de sus coetáneos, pero está igualmente presente poderosamente en el adulto que sacrifica a la familia y las prioridades espirituales con tal de lograr éxito profesional. La batalla, según Pablo, es un batalla del corazón, y es dramáticamente importante porque lo que controle el corazón dirigirá la vida.

Existen tentaciones importantes del corazón que saludan a los adolescentes, llamándolos a creer que no pueden vivir sin algún aspecto de la creación. Estas voces los llaman a creer que la identidad, el significado y el propósito puede ser encontrado en la criatura en vez de en el Creador. Estos son conflictos que alteran la vida en los años de la adolescencia.

No nos atrevamos a pasarlos por alto debido a nuestros temores orientados a lo biológico y nuestra mentalidad de supervivencia. Debemos creer que Jesús vino para que cada uno de nosotros pudiera ser libre de los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa, para poder servirle a él y sólo a él. Esto también incluye a nuestros adolescentes.

Más para los Padres de Jóvenes


Entradas relacionadas


Lista email forma de inscripción


 

Recibirás un email con un vínculo para cada nueva entrada (también para entradas viejas que son actualizadas o cambiadas).



Cox comentario proverbios (haz clic en la imagen para ir al comentario)

Comentario sobre Proverbios por Pastor David Cox es un comentario de 200+ páginas en formato PDF (y otros formatos) que tiene comentario y análisis de casi todos los versículos de Proverbios. Este es versión 1, y estoy ampliando esto bastante en versión 2, que debe salirse antes de Pascua 2021. (Los que compran versión 1 recibirán versión 2 gratis.

coxventas.com